Arquitectura neorrenacentista en la ex sede del Nuevo Banco Italiano

En el barrio de San Nicolás se halla la zona bancaria de microcentro, también conocida como la City porteña. Allí destaca, cercano a la Catedral Metropolitana, el edificio que fue sede de la casa matriz del Nuevo Banco Italiano, actual sede del BBVA Banco Francés. El inmueble de estilo neorrenacentista italiano fue diseñado, mediante concurso público, por los arquitectos rosarinos De Lorenzi, Otaola y Rocca en 1929.

En los 70 fue comprado por el Banco de Crédito Argentino que, a su vez, se fusionó con el Banco Francés tras ser adquirido por el Banco Bilbao y Viscaya BBV a finales de la década del 90. Originalmente fue el hogar de Miguel de Azcuénaga, vocal de la Primera Junta. Y recién en 1890 el inmueble se convirtió en la sede del Nuevo Banco Italiano a través del proyecto del arquitecto italiano Raul Levacherel.

La renovación y ampliación de la sede del Nuevo Banco Italiano que planificaron los arquitectos rosarinos permitió albergar a la Compañía Nacional de Seguros Columbia y a oficinas para alquiler. Aunque la superficie del edificio quedó reducida al ceder espacio a la ochava de 8 metros, allí se logró destacar el acceso principal al banco a través de pilastras sobre las que reposa un arco de medio punto con figuras en alto relieve y que culmina con un frontis. Además se erigió en la esquina una torre de planta cuadrada que también estilizó al edificio.

Arquitectura neorrenacentista en la ex sede del Nuevo Banco Italiano
1- Frentes del edificio del Nuevo Banco Italiano. 2- Vista general del Salón del Banco. 3- Vista del salón del Directorio. Fuente: Revista de Arquitectura (1933).

Con la nueva distribución de los espacios el Banco empleó los tres subsuelos, la planta baja, el entrepiso y tres pisos altos, mientras que la compañía Columbia ocupó el cuarto piso. En cuanto a los últimos cuatro pisos se convirtieron en oficinas de alquiler que contaron con una entrada independiente.

Las fachadas del Nuevo Banco Italiano fueron revestidas en piedra travertina italiana. Para el salón principal se eligió el mármol de Botticino, mientras que para el Gran Salón de Asambleas y Directorio primó el nogal de Italia esculpido. Y tanto las salas como las oficinas se revistieron con roble y cedro. Contrariamente al resto, el cuarto piso tuvo un estilo moderno por pedido expreso de la empresa.

Cómo llegar a la ex sede del Nuevo Banco Italiano

Galería de la actual sede del BBVA Banco Francés

 

Recomendá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *