“El Pensador” de Auguste Rodin, de París a Buenos Aires

En el barrio porteño de Monserrat se encuentra emplazada, desde 1907, una réplica de la famosa escultura de “El Pensador” (en francés, Le Penseur), obra del artista francés Auguste Rodin. A través de la gestión de Eduardo Schiaffino, el primer director del Museo Nacional de Bellas Artes, se trasladó la copia de París a Buenos Aires. Durante el Centenario de la Revolución de Mayo, la escultura fue exhibida frente al Congreso Nacional en la Plaza Lorea. Por aquel entonces, adyacente a la flamante Plaza del Congreso.

En dicho año se había concretado el proyecto diseñado por Carlos Thays que integraba la antigua Plaza Lorea con un nuevo espacio verde al que se lo denominó Plaza del Congreso. A finales de la década del 60, al establecerse la mano única, la Av. de Mayo se unió a la Av. Rivadavia a través de una curva que dividió a la Plaza Lorea en norte y sur. El sector sur, donde se había emplazado el monumento de Rodin, se lo renombró como Plaza Mariano Moreno. Desde entonces, allí permanece erigida en su gran pedestal.

Esta variante de la escultura fue fundida en bronce a partir del molde original y posee la firma de Rodin. En principio iba a ser instalada en las escalinatas del Palacio del Congreso de la Nación Argentina, pero al demorarse la obra del Congreso quedó emplazada frente al edificio. A partir de aquel momento pareciera darle la espalda con su famosa pose reflexiva. En reiteradas ocasiones la escultura fue vandalizada, hasta que en 2013 el Gobierno porteño colocó un blindex como medida preventiva, ya que de ahí no sería trasladada en un futuro cercano.

La puerta del Infierno de Auguste Rodin
La puerta del Infierno de Auguste Rodin en el Museo de Orsay, en París. Fuente: Wikimedia Commons.

La escultura original de “El Pensador” fue creada por Rodin en 1880. Formaba parte de un proyecto que le encargó el Estado francés para un museo parisino que finalmente no se concretó. Igualmente trabajó en la obra por varios años y la continuó perfeccionando hasta su muerte en 1917. A esta obra monumental se la denominó “La puerta del Infierno” (en francés, La Porte de l’Enfer), la cual remite al infierno que plantea el poeta italiano Dante Alighieri en la obra “La Divina Comedia”. A partir de este proyecto tomó algunas figuras para reproducirlas independientemente, entre ellas la de “El Pensador” que se hallaba en el dintel de la puerta.

De esta forma, al independizar la escultura de “El Pensador” e incrementar sus dimensiones, la obra tomó protagonismo y fue emplazada delante del Panteón de París. Años más tarde se la trasladó hasta su locación actual en los jardines del ex Hotel Biron, el vigente Museo de Rodin (en París). Allí quedó instalada junto a otras célebres obras, donde también destaca la escultura de “El Beso” (otra de las figuras de la “Puerta del Infierno”).

Recomendá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *