Una escultura tanguera inmortaliza a Horacio Ferrer

La semana pasada el Gobierno porteño rindió tributo a Horacio Ferrer al inaugurar la escultura del artista uruguayo-argentino en la Avenida de Mayo, frente a la Academia Nacional del Tango lindante al Café Tortoni en Monserrat. Además de haber sido poeta, escritor e historiador de tango, fue presidente de la Academia por más de veinte años hasta su muerte en diciembre de 2014.

Ferrer plasmó sus grandes versos en un clásico del tango de 1969, “Balada para un loco”. La música fue compuesta por el legendario Astor Piazzolla, quien este año también tendrá su merecida escultura en la Diagonal Norte, entre Cerrito y Libertad.

Cómo llegar a la Academia Nacional del Tango

Recomendá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *