La Abadía de los monjes benedictinos en Palermo

En las barrancas de Palermo, junto a la iglesia de San Benito, se halla erigida la Abadía (Av. Luis María Campos y Gorostiaga) que fuera la residencia de los monjes benedictinos en la década del 20. El edificio, que permaneció cerrado durante años, fue restaurado y reinaugurado como un centro cultural en octubre de 2015. Su puesta en valor fue posible a través del régimen de mecenazgo cultural del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

La obra de la abadía, de estilo ecléctico, fue realizada con estructura de hormigón y contó con el diseño del presbítero y arquitecto Eleuterio González (monje de la congregación). Posee un importante pulmón verde en su patio central desde donde se pueden contemplar los arcos de medio punto presentes en las arcadas de los claustros. Tanto las arcadas como los capiteles románicos remiten a los claustros del Monasterio de Santo Domingo de Silos en España.

Los monjes benedictinos lo habitaron durante su construcción hasta que, por el avance de la urbanización, se trasladaron a Luján en los 70; por lo que la construcción de la abadía quedó inconclusa. A partir de aquel entonces permaneció parcialmente cerrada, dado que también funcionó allí una residencia universitaria para estudiantes del interior del país.

En la actualidad el complejo cuenta con un centro de exhibición artística, salas de ensayo para orquestas infantiles, un auditorio con capacidad para 120 personas y una biblioteca que atesora los 3.000 libros de monseñor Eugenio Guasta, quien durante 20 años fue párroco de la Basílica de Nuestra Señora de la Merced (Reconquista 207).

La Abadía, Centro de Arte y Estudios Latinoamericanos, se puede recorrer de martes a domingos de 12 a 20 h. La entrada es libre y gratuita.

Cómo llegar a la Abadía en Palermo

Recomendá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *