La Bienal de Arquitectura a través del MARQ

Uno de los museos que participan activamente de la XV Bienal de Arquitectura de Buenos Aires es el MARQ (Museo de Arquitectura y Diseño de la Sociedad Central de Arquitectos), el cual organizó —durante estas dos primeras semanas de la Bienal— una serie de visitas guiadas tanto en la Ciudad de Buenos Aires (en los barrios de Recoleta y Retiro) como en La Plata (con destino a la casa Curutchet). Entre estas propuestas tuvo lugar un recorrido a pie desde la Av. Alvear hasta Plaza San Martín del cual participó bartes.com.ar y te lo comparte para que también lo puedas explorar.

La convocatoria del MARQ tuvo como foco, según detallaron precisamente en su promoción, “palacios y edificios de tono academicista en la avenida Alvear, el europeo paisaje urbano de la plaza Carlos Pellegrini, la calle Arroyo y su distintivo ‘codo aristocrático’, el doloroso sitio donde estuvo la embajada de Israel, el edificio Mihanovich y el palacio Strogamou, hasta la modernidad racionalista de los hermanos Kalnay y del genial edificio Kavanagh”. Asimismo la caminta comprendió “las opulentas residencias de los Anchorena, los Paz, los Ortiz Basualdo, Duhau, Pereda, y Alzaga Unzue, entre otros”. Sin duda, una caminata digna de realizarse y repetirse.

Durante el trayecto el visitante o turista ocasional puede fácilmente creer que se encuentra inmerso en una calle de París por la inmediata reminiscencia que provocan aquellas valiosas construcciones, las cuales fueron el hogar de importantes familias aristocráticas de Argentina que con el paso del tiempo perdieron su nivel adquisitivo y, junto a éste, su poder. Aunque la mayoría de estos palacios fueron vendidos y hoy se emplean con otros fines, todavía conservan sus lujosas fachadas con sus destacados remates; entre ellos se halla el Palacio Ortiz Basualdo —actual Embajada de Francia—, que luce una cúpula revestida de pizarra con linterna.

Pero no todos los que tuvieron su “modesto” hogar pertenecieron necesariamente a una familia patricia, prueba de ellos fue Corina Kavanagh y su torre de departamentos, el Edificio Kavanagh. Con sus 120 metros de altura se convirtió, en 1936, en el rascacielos más alto de Sudamérica. Según se rumorea, y así dejaron entrever en el recorrido del MARQ, su altura no fue casual. Al parecer Corina no fue aceptada como pareja de uno de los hijos de los Anchorena, quienes contaban con un palacio (de nombre homónimo) frente a Plaza San Martín en Retiro; actual sede ceremonial de la Cancillería de la República Argentina. Del otro lado de la plaza habían edificado su propia iglesia —Basílica del Santísimo Sacramento—, la cual perdió su vista desde el palacio cuando la supuesta despechada optó por erigir su edificio de hormigón armado en el lote que se hallaba próximo a la iglesia de los Anchorena.

Para conocer más sobre estas caminatas urbanas se puede consultar el cronograma de actividades del MARQ en su web (www.socearq.org). En la actualidad en el MARQ (Libertador 999, Recoleta) se halla en exposición “Alvar Aalto. La Raíz Abstracta”, un recorrido por la obra del arquitecto finlandés. La muestra presenta desde documentación original hasta maquetas y reproducciones 3D. Se puede visitar hasta octubre, de martes a domingos de 13 a 20 hs. La entrada al museo cuenta con un bono contribución de $20.

Cómo llegar al Museo de Arquitectura y Diseño

Galería de la caminata urbana del MARQ
Recomendá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *